Darwin no se equivocó

     Pon atención a ese león asediado por el tigre. Apenas se han visto un par de veces en la selva, han girado sus cabezas y murmurado algo insulso el uno sobre el otro. Reconocen las mismas ramas muertas, estanques profanados, las vísceras aún calientes del más débil en la clasificación darwiniana… Algunos amigos y espacios comunes donde holgazanear por horas les califican de afines, mas no pierdas de vista la antipatía que destilan sus ojos, la agudeza con la que buscan o esquivan el conflicto según el estado conquistado. Han de rozar la perfección para concluir el combate y  demostrar así supremacía, pues de ello dependerá la perpetuación de su fama, dentro y fuera de la manada. Cierra los ojos y lleva mi mano a tu centro, aunque sé desde el origen del gesto que encontraré hematomas con colores plagados de tormenta. Cientos de horas de espera bajo estos miedos propios de gusanos sin escrúpulos, y no ocurre nada, pues los animales intuyen que el problema que nos abraza, es directamente proporcional a nuestra perplejidad. Si no existe la reencarnación he de luchar por ella ante los estafados, cuidadores de ancianos, payasos, comerciales en apuros, criaturas que no conocen la verticalidad del orgullo, ya que hemos avanzado escogiendo un vaivén erróneo. Apuesto por el tigre y su descaro.

    Acabo de enviar mi ilusión a las Cataratas del Niágara para dejar de pastar sobre los restos del incendio. Quedas ya relegado de la carga de amarme. Con los sentidos prestos seguimos temblando sobre las trampas más sutiles que jamás soñé. Descubre a los miembros de la tribu cuando bajan la vista en señal de respeto, y ofrendan algo preciado a la fiera que alimentan con un presente, quizás carnal en el peor de los casos. Si alguno falleciera en la tarea, habrá sido completado nuevamente el ciclo y tú y yo sobraremos en las exequias, pues traemos un aliento que asusta a las aves y desagrada a los dioses. Si no admiras mi palabra al menos endereza la tuya cuando mientas. Ahora simplemente, créeme.

11811346_501487170018472_2258553909920050513_n

Anuncios

Acerca de losasesinatosdepeterpan

Siempre espero que el lector reconozca el límite entre el autor y su obra. Jamás creas todo lo que lees, escuchas o imaginas. Ante la aparición de una duda conecta con la respuesta más sencilla, y si no te llena, cuestiona.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Darwin no se equivocó

  1. No podría ser de otro modo. Jjijjiijiji

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s